Sonido Off / On




  Principal
  Radio y TV
  Sobre Nosotros
  Ayúdanos a seguir comunicando
  Links de Interes
·Comité solidaridad España
·Comité Solidaridad Alemania




  Buscar


  Contador de Visitas
contador de visitas
FRENADESO Panamá

Frenadeso Nacionales

Panamá: Un hombre llamado Toro

 

 

 

 

 

 

 




Un hombre llamado Toro

Así como el cuento sobre el pueblo indígena siux de Estados Unidos llevado a la pantalla, Un hombre llamado Caballo, en Panamá tenemos Un hombre llamado Toro, pero muy lejos de aquel personaje protagonizado por el célebre actor irlandés, Richard Harris.
 
Hoy, lunes 4 de septiembre , Ernesto Pérez Balladares, alias El Toro, ha reunido en un hotel de la localidad a los miembros del gabinete de su Gobierno entre 1994 y 1999 para supuestamente evaluar la situación nacional. Por supuesto, no estuvo Pipo Virzi, preso en El Renacer, pero bien pudieron reunirse en su cómoda celda, digna de un Pablo Escobar o Chapo Guzmán. También pudo hacerse acompañar de la parentela que estuvo con él en el Gobierno y que le ayudó a acrecentar su fortuna.
 
Todo indica que Pérez Balladares busca correr como candidato a presidente en 2019 dentro de su partido y, si no lo logra, que es lo más seguro luego de su derrota en la Secretaría General, lo haría como candidato independiente.
 
El miércoles 23 de agosto, en el Grupo Editorial El Siglo y La Estrella GESE, Guillermo Cochez, exembajador ante la OEA designado por Ricardo Martinelli, presentó su libro Imprudencias de un diplomático inconveniente, que según él narra sus experiencia como diplomático en ese organismo tan desprestigiado y desgastado por el uso que le ha dado Estados Unidos como un instrumento de su política de dominación e intervención en la región.
 
Según Cochez: «la obra trata sobre su actividad en la OEA como embajador y la corrupción que allí descubrió». (El Siglo)
 
Y quien escribe el prólogo es nada menos que el expresidente Ernesto Pérez-Balladares González-Revilla. Obviamente, no podía llamarse simplemente Ernesto Pérez González,  alias El Toro.
 
El Toro en el prólogo colmó de elogios a Willy: «Un hombre más comprometido con sus principios que con sus ganancias, más convencido con sus ideas que de las conveniencias del momento, un ser humano sin ningún reparo en asumir los riesgos que se impongan con tal de defender sus ideas». (La Estrella de Panamá)
 
Repasando la vida de El Toro
 
Es hijo de Ernesto Pérez Balladares (médico nicaragüense) y María Enriqueta González Revilla Delgado (pariente de los de Medcom y quien proviene de la línea de los Fábrega).
 
Su esposa, Dora Boyd Preciado, es descendiente del llamado prócer, Federico Augusto Boyd López, quien a su vez es hijo de un irlandés que llegó a nuestras tierras durante la llamada fiebre del oro, Archibald Boardman Boyd. Ambos, padre e hijo, mueren en fechas distintas en la ciudad de Nueva York. La esposa de Pérez Balladares tiene igual nombre que su tía Dora Raquel Boyd de La Guardia, quien en 1941 contrajo matrimonio con Carlos Eleta Almarán (de la rama de los Eleta, ya hemos escrito bastante). También es sobrina del excanciller Aquilino Boyd de La Guardia, compañero de fórmula de Carlos Duque, nómina respaldada por Noriega en las elecciones de 1989, antes de la invasión.
 
Tienen tres hijas, Dora, Isabella y María Enriqueta.
 
Sobre El Toro, una pariente suya narraba el carácter que se le perfilaba cuando niño. Con mucho orgullo, reseñaba que El Toro, cuando sus amigos en Boquete no lo dejaban jugar, se llevaba los juguetes que eran de él, es decir, se acababa el juego. Y cuando un día su madre encontró su cuarto desordenado porque estaba jugando con sus amiguitos, lo reprendió y le exigió que pusiera orden. Al volver la madre encontró al niño contemplando a sus amigos que ordenaban el cuarto. «Allí supe que sería un líder», dijo.
 
Luego de culminar sus estudios universitarios en Estados Unidos, Pérez Balladares ocupó el cargo de gerente de crédito corporativo en Citibank, N. A. para las regiones de Panamá y Centroamérica, entre 1971 y 1975.
 
En 1976, fue elegido por el general Omar Torrijos para ser ministro de Hacienda y Tesoro. Luego, en marzo de 1979, fue uno de los fundadores del Partido Revolucionario Democrático (PRD), del cual fue nombrado secretario general en 1982.
 
Muchos recuerdan al Toro cómo lloraba desconsoladamente en el funeral de su mentor, Omar Torrijos.
 
A Pérez Balladares se lo recuerda también por el denominado puente Van Dam que nunca se construyó y que le costó al Estado más de 50 millones de dólares.
 
Pérez Balladares estuvo un tiempo separado del PRD cuando, en 1983, los militares liderados por Manuel Antonio Noriega optaron por la candidatura de Nicolás Ardito Barletta y no por la suya. Se fue con juguetes y todo.
 
Tras la invasión, a principios de 1991, volvió al PRD y nuevamente obtiene el cargo de secretario general del partido para así formar parte del Comité Ejecutivo Nacional del PRD. Instruyó a sus amigos ordenar el cuarto hasta triunfar en las elecciones de 1994, acompañado por Fito Duque y Pipo Virzi como vicepresidentes, a quienes se dice que les pidió un millón a cada uno como aporte de campaña.
 
En su campaña, recibió dinero procedente del narcotráfico. Más concretamente, del heredero del cartel de Cali, José Castrillón Henao, a través del Banco Continental, de los Motta.
 
Escándalos en su Gobierno
 
Durante su Gobierno, el Toro impuso a sangre y fuego reformas al Código de Trabajo, convirtiendo su gestión en la más acérrima neoliberal.
 
Las privatizaciones del Intel y el Irhe le dieron buenos dividendos, así como la de los puertos, el ferrocarril, los casinos y las concesiones de los corredores Norte y Sur.  Impulsó las privatizaciones de las hidroeléctricas con la que se beneficiaron, posteriormente, con concesiones en Tabasará su compañero de fórmula y ex vicepresidente, Felipe Virzi y su socio, Gabriel Betsh.
 
No pudo privatizar al Idaan por la oposición férrea del movimiento popular.
 
En desprecio a los productores, Ernesto Pérez Balladares rebajó drásticamente los aranceles a los productos, incluyendo los agrícolas, por debajo del nivel pactado en la OMC. Igualmente, eliminó las jubilaciones especiales de las que gozaban algunos profesionales del sector público.
 
Intentó mantener la presencia militar norteamericana más allá del año 2000, mediante el Centro Multilateral Antidrogas, que fue rechazado por el pueblo.
 
Ayudó a sus amigos y socios a hacerse con buenos negocios, como la venta a precio irrisorio de la Central Azucarera La Victoria a Ricardo Martinelli (director de la Caja de Seguro Social en su Gobierno) y a David Virzi Jiménez, este último casado con una hermana del primero (Martinelli) y primo del entonces vicepresidente, Pipo Virzi.
 
Pérez Balladares también creó el Fondo de Inversión Social (FIS), envuelto en múltiples escándalos, siendo su director el independiente Gerardo Solís, luego fiscal electoral y magistrado del Tribunal Electoral. Como se sabe, el FIS devino en el Programa de Ayuda Nacional (PAN), que en el Gobierno de Ricardo Martinelli se convirtió en uno de los más grandes escándalos de corrupción.  Solo los diputados recibieron 420 millones, de los cuales no rindieron cuenta de un solo centavo. Y no ha pasado nada.
 
Al Toro también se le deben las partidas circuitales como una forma de control de los diputados y de apoyo político a los más adeptos a su Gobierno.
 
Partida secreta
 
Y qué decir de la llamada partida secreta, que en su Gobierno fue todo un derroche de amiguismo y amor paterno y familiar con la plata de todos. Para muestra, un botón:
 
·      Pérez Balladares contó con 25 millones de la partida secreta que su Gobierno institucionalizó.
·      Bajo el concepto de costo de atenciones del despacho superior, Pérez Balladares compraba obsequios en boutiques, joyerías y tiendas de regalos.
·      En un solo día, el 2 de enero de 1997, se gastaron más de 63 000 dólares en una galería de arte, en Audiofoto y en la joyería Mercurio, en prendas, aretes y relojes.
·      Pérez Balladares, en su última Navidad como presidente, se gastó más de 80 000 dólares en regalos. Estos obsequios se compraron en Mercurio, Imperial Joyeros, Cartier, Snob Shop, Sapir, BBK, Signature y Fotokina.  Solo a Representaciones Kazt S. A. se le compraron 181 relojes Bulova.  Estas compras fueron autorizadas por Diana de Troyano, secretaria de Pérez Balladares y esposa del magistrado de ese entonces, José Troyano.
·      Gerardo Solís, exasesor de Pérez Balladares, exfiscal electoral y magistrado del Tribunal Electoral, era uno de los que estaban pendientes de que la pareja presidencial no asistiera a ningún bautizo, boda, matrimonio o cualquier evento social sin un regalo de la partida discrecional. Ahora, el cínico de Solís, en un acto de vulgar demagogia y con intención de presentarse como alguien humilde, dice que, de llegar a la Presidencia, cambiaría la silla presidencial por un taburete.
·      A Martín Torrijos, su copartidario, Pérez Balladares le pagó un viaje con todo incluido a Disney World con su familia, luego de las primarias en el PRD donde fue elegido candidato a presidente.
·      Al hijo del diputado Aris de Icaza, en su boda, Pérez Balladares y su esposa le dieron un adorno en plata azul cobalto de 175 dólares.
·      Al exlegislador Juan Manuel Peralta, Pérez Balladares le dio 4500 dólares para saldar una deuda que su hermano tenía en Camboya y por la cual estaba preso.
·      Al hoy todavía diputado y flamante miembro de la Junta Directiva del Canal, Elías Castillo, Pérez Balladares le dio 3000 dólares para celebrar su propio cumpleaños, el de Castillo.
·      En 1997, Pérez Balladares, a la hija de su hermano Mario, le dio un regalo de Félix B. Maduro por 145.95.
·      Pérez Balladares, a la nieta recién nacida de su primo Nicolás González Revilla (Medcom), le regaló unas argollas de oro y brillantes de 140 dólares.
·      Pérez Balladares regaló a su ministro de Hacienda, Miguel Heras (Grupo Motta) cuando contrajo matrimonio con Mirei Endara, hasta hace poco titular de la Autoridad de Ambiente en el Gobierno panameñista de Varela, pero en verdad ficha de los Motta, un televisor de 2400 dólares comprado en Fotokina. Miguel Heras es directivo de Motta Holdings Inc. y otras empresas del mismo grupo, como Bahía Motors, Desarrollo Inmobiliario del Este, Costa del Este Infraestructure, Telecarrier, Almaviva Energy S. A., Toscana del Este S. A., TVN, Grupo Pabo, Telecomunicaciones Nacionales S. A. Llama la atención que Miguel Heras también es directivo de Explosivos Nacionales S. A. junto a Martín Torrijos y Alejandro Moncada Luna. Y de una empresa denominada Idaan Metro S. A. con los PRD Guillermo Chapman, Aida Libia de Rivera, Rafael Mezquita y Diógenes de La Rosa Cisneros, este último nombrado por Varela como magistrado del Tribunal de Contrataciones Públicas.
·      Pérez Balladares y su esposa ni siquiera sacaron dinero de sus cuentas bancarias para el ramo de flores de su hija Dora cuando dio a luz. Al igual que todo lo demás, lo sacaron de la partida secreta. (La Prensa)
 
Nepotismo
 
El diario El Panamá América, en su edición del 14 de abril de 2002, en el Gobierno de Mireya Moscoso, reproduce las siguientes declaraciones de Pérez Balladares:
 
El ex presidente Ernesto Pérez Balladares criticó al Órgano Ejecutivo por servirse del gobierno para solucionar el problema de desempleo de sus parientes y allegados, al tiempo que negó que durante su administración se impulsara la práctica de nepotismo.
 
"Esta práctica, que jamás se hizo en mi gobierno, parece ser muy bien aceptada en el actual", dijo el ex mandatario a El Panamá América a través de un correo electrónico.
 
Pérez Balladares aseguró que durante su gestión jamás se nombró a un funcionario por el único hecho de ser pariente suyo o de su esposa y menos para protegerlos.
 
Aseveró que los contados casos de personas nombradas y que tenían algún grado de parentesco con él se hicieron, "porque eran las mejores personas disponibles, a mi criterio, para ejercer el cargo".
 
Mencionó al difunto ex contralor general de la República, Aristides Romero, primo hermano suyo y a su secretario privado, Mario Luis Romero, hijo de un primo hermano suyo.
 
"No recuerdo ningún otro pariente mío o de mi esposa que haya sido nombrado en algún cargo con remuneración, aparte de estos dos casos", reiteró.
 
Sin embargo, una noticia de ese mismo diario del 5 de febrero de 1999 señalaba:
 
El presidente Ernesto Pérez Balladares fue denunciado ayer por nepotismo ante la Contraloría de la República por el abogado Rafael Rodríguez, quien asegura que el gobernante ha nombrado a 18 parientes y amigos allegados en diferentes cargos gubernamentales que devengan salarios por el orden de los B/.175 mil 750 mensuales.
 
Solicita al contralor Gabriel Castro que investigue en todas las instituciones estatales autónomas y semiautónomas, en donde la ciudadanía percibe que el Ejecutivo ha nombrado a personas que guardan relación íntima no sólo de parentesco con Pérez Balladares, sino con sus amigos y colaboradores.
 
Rodríguez indicó que se reserva el derecho de ampliar la lista entregada a Castro, para denunciar a los parientes y amigos de los ministros y directores de entidades.

Entre los supuestos parientes que menciona Rodríguez destacan el gobernador de Chiriquí Alberto Pretelt; y el embajador de Panamá en República Dominicana, Tomás Pretelt, quienes son tíos de Enrique Pretelt esposo de una de las hijas del mandatario.
 
También se menciona a la procuradora suplente, Mercedes Araúz de Grimaldo, tía de Enrique Pretelt hijo y a Graciela Araúz, cónsul general en Filipinas y madre del yerno del gobernante.
 
Incluye al cónsul de Panamá en Miami, Rodrigo "Rori" González, primo de Pérez Balladares y a su hijo Iván González, quien ocupa el cargo de viceministro de Comercio e Industrias.
 
Destacan además sus primos Mario Romero y Enriqueta González Revilla, director de la Superintendencia de Bancos y la notaria segunda de circuito de Panamá, respectivamente.
 
Se menciona a los miembros de la Autoridad del Canal de Panamá, Raúl Montenegro Vallarino, ex yerno de Pérez Balladares y a Emanuel González Revilla, primo hermano del mandatario.
 
Otros dentro de la lista son sus primas Cecilia Pérez Balladares, subdirectora del IPAT y Cecilia González Revilla de Prudhoe, funcionaria de la Embajada de Panamá en Londres.
 
La denuncia habla además del ministro de Economía y Finanzas, Fernando Aramburú Porras, casado con una prima del presidente; los embajadores Aquilino Boyd, tío de Dora Boyd de Pérez Balladares y Eloy Alfaro, cuya esposa es prima de la primera dama.
 
Por otro lado, están el embajador ante la OEA, Lawrence Fábrega, casado con una prima hermana de la primera dama; el notario Enrique Preciado, también primo de Dora Boyd y el excónsul en Nueva York, Mark Iglesias, buscado por el FBI, quien es consuegro de Pérez Balladares y cuya esposa actualmente restaura la Presidencia de la República.

Esta información revela el grado de cinismo de Pérez Balladares y su capacidad de mentir ante los medios de comunicación, como si los panameños fueran todos un hatajo de pendejos.
 
Pérez Balladares intentó reelegirse en 1998, cuando se convocó al pueblo a un referéndum.  Recibió una aplastante derrota, pese a que su vocero, Pachi Cárdenas, había asegurado ante las cámaras de televisión, que había triunfado. Tras reconocer la humillante derrota, en su arrogancia acostumbrada, expresó que el pueblo se había negado el derecho de reelegirlo.
 
Los Pretelt
 
Una de las hijas de Pérez Balladares, Isabella, está casada con el piloto de autos de carrera, Enrique Alberto Pretelt Araúz, que, como ya se mencionó, es sobrino de Mercedes Araúz Arias de Grimaldo (exprocuradora suplente y parte de Morgan & Morgan) e hijo de Graciela Araúz Arias.
 
El padre de Petrelt, del mismo nombre, fue socio y piloto de Noriega y testificó en contra de este durante el juicio en Miami. En esa ocasión, Pretelt padre negoció una condena de 10 años a cambio de aceptar su participación en un caso de un cargamento de marihuana.
 
El 6 de noviembre de 1991, el consuegro de Pérez Balladares declaraba, según el New York Times:
El testigo Enrique Pretelt, propietario de una joyería panameña y piloto fue el compañero favorito del General Noriega durante casi 20 años, dijo que él y el general entraron en negocios con un traficante de drogas estadounidense que preguntó su permiso para usar Panamá como un punto de transbordo por una carga de 400.000 libras de marihuana para los Estados Unidos.
 
El Sr. Pretelt, que ahora cumple una pena de prisión en Florida después de declararse culpable de participar en el plan de contrabando de marihuana, dijo que el narcotraficante norteamericano Steven Kalish se acercó a él a fines de 1983 para blanquear 80 millones de dólares en beneficios de drogas en Panamá. Cuando le dijo al general Noriega sobre la propuesta, el Sr. Pretelt dijo que el general estaba encantado.
 
"El general me dijo que pensaba que este gringo iba a ser bueno", declaró el Sr. Pretelt. Dijo que cuando especulaba que una cantidad tan grande de dinero sólo podía provenir del narcotráfico, el general Noriega respondió: "Está bien ¿Y qué?". Luego invitó al Sr. Kalish a unirse a él y al Sr. Pretelt en un acuerdo para comprar aviones para la Fuerza Aérea de Panamá, declaró el Sr. Pretelt.
 
El Sr. Pretelt también dijo que a principios de 1984, cuando solicitó la aprobación del General Noriega después de que el Sr. Kalish propusiera enviar 200 toneladas de marihuana de Panamá a los Estados Unidos, se dio inmediatamente un asentimiento, con sólo una advertencia. "Noriega dijo que cree que esto podría funcionar, y mencionó que tenemos que tener cuidado e informarle de todo lo que estamos haciendo", declaró el Sr. Pretelt.
 
El plan de contrabando de marihuana, que implicaba la emisión de documentos falsos que indicaban que un carguero panameño tenía un cargamento de plátanos, no fue llevado a cabo porque el Sr. Kalish fue arrestado en Tampa, Florida, en el verano de 1984. Más tarde se declaró culpable de tráfico de drogas y extorsión, acordaron testificar contra el general Noriega y fueron llamados a la tribuna de testigos esta tarde.
 
Antes de eso, Enrique Petrelt padre estuvo envuelto en un caso que ha pasado al olvido. Resulta que era octubre de 1984 y tomaba posesión Nicolás Ardito Barletta luego de fraudulentas elecciones. Ardito Barletta, de la Escuela de Chicago, ministro en la dictadura, director del Banco Mundial y hoy directivo de la Superintendencia de Bancos, nombró con los militares a Luis Alberto Arias García como gerente general del Banco Nacional de Panamá.
 
Luis Alberto Arias García está emparentado con Augusto Onasis García y, cuando Ricardo de la Espriella ocupó la Presidencia en sustitución de Aristides Garganta Profunda Royo (Morgan & Morgan), fue también gerente del Banco Nacional de Panamá (BNP) y parte del equipo económico de la dictadura. De La Espriella, pese a que se habla de un supuesto impasse en el período militar de familias tradicionales de la oligarquía en el Gobierno, también procede de familia de alta alcurnia y es primo del expresidente de Costa Rica, Abel Pacheco. Luis Alberto Arias García, desde su cargo en el BNP, apoyó a De La Espriella quien era el presidente de la Corporación Financiera Nacional (Cofina), creada por Torrijos en 1975. La corporación otorgó préstamos sin sustento que se constituyeron en un peculado calculado en 80 millones de dólares, cuyo equivalente hoy podrían ser más de 200 millones. Estos préstamos se efectuaron mayormente entre 1978-1981, durante la gestión Royo-De La Espriella siendo ministro de Hacienda y Tesoro, Ernesto Pérez Balladares.
 
Entre los implicados en este caso de peculado figuraron los González Revilla, Olmedo Miranda, Pedro Rognoni, Rafael Mezquita, Jaime Trujillo, Victoriano Montero, Juan Gaudeano, Leovigildo Gutiérrez, Pedro Mora, Brenda López, Luis Arias de Icaza, Aracelys Méndez, Atala Filós, Ramiro Sosa, Federico Ardila, Julio Aquino, Carlos Echevarría, Fátima Herrera, Edith Tello y Ricardo Jiménez.
 
Y aquí vamos a contar uno de los hechos más oscuros de nuestra historia. A Luis Alberto Arias García se le imputó y sentenció como gerente del Banco Nacional de Panamá en el Gobierno de Ardito Barletta. Un informe de la Dirección de Responsabilidad Patrimonial de la Contraloría, actuando de oficio, concluyó que se había cometido una lesión patrimonial al encontrarse irregularidades:
(…) por la sustracción de fondos por un total de seis millones quinientos treinta y cinco mil balboas (B/.6,535,000.00) a través de cheques certificados por el Banco Nacional de Panamá, de las cuentas bancarias Nº ‪04-82-0092-3‬, Fondo Especial del Ministerio de la Presidencia, y la cuenta Nº ‪04-82-0093-1‬, Fondo Rotativo con las que era manejado el programa IPAT-BID.
 
Una de estas notas de débito corresponde a la emisión de quince (15) cheques de gerencia por cinco millones veinticinco mil balboas (5,025,000.00), que después de un largo recorrido a través de varias transacciones bancarias tuvieron como destino final las cuentas bancarias de A.R.J. y Asociados, César Absalón Rodríguez Contreras, Mirna Yadira Contreras de Pitty, Enrique Pretelt Vial, Inversiones Vipren, S. A. y Pretelt, S. A., personas naturales y jurídicas que no guardaban ningún tipo de relación con el Programa IPAT-BID.
 
En cuanto a la responsabilidad imputable al señor Luis Alberto Arias García, el Tribunal consideró que en su condición de Gerente General del Banco Nacional de Panamá al momento de darse el acto de certificación de los supuestos cheques correspondientes a las cuentas del Programa IPAT-BID, fue quien giró la orden vía telefónica de atender una operación en caja en la planta baja del Banco; según declaración del entonces Sub Gerente General Ramón Pérez D'Etore, a quien le fue impartida la instrucción por parte del señor Luis Alberto Arias García. Se le endilga además el hecho de haber participado en la transferencia de los fondos de la cuenta 215 del Tesoro Nacional hacia las cuentas del Programa, con el propósito de cubrir el faltante. Este despacho estimó que el señor Arias García era un funcionario de vasta experiencia en asuntos bancarios, que en otra oportunidad había ocupado el mismo cargo y por ende tenía pleno conocimiento de que la certificación de cheques oficiales no constituía una operación común, amén de no haber considerado las altas denominaciones contenidas en los documentos y que era su primer día de labores en la institución bancaria, razón por la cual debió mantener mayor prudencia en sus actuaciones. (fs. 124-127)
 
Al revisar las empresas y personas beneficiadas con este atraco a las arcas del Estado, resulta que aparece no solo el consuegro de Pérez Balladares y piloto de Noriega, Enrique Pretelt, sino también un sujeto de nombre César Absalón Rodríguez Contreras.
 
Absalón Contreras viajó a Colombia como piloto del hijo del general Rubén Paredes, exjefe de las Fuerzas de Defensa de Panamá, Rubén Darío Paredes Jiménez. Ambos fueron secuestrados y asesinados en Medellín el 27 de marzo de 1986. Los medios afirmaron que iban a reclamar por una operación de narcotráfico.
 
Gracias a maniobras legales y tecnicismos que, como siempre, funcionan para los ladrones de cuello blanco, como se confirma hoy, Luis Alberto Arias García, testaferro de los militares y sus compinches civiles, se burló de la justicia. Su abogado fue Jerónimo Mejía, nombrado en 2007 por Martín Torrijos, del PRD, como magistrado de la Corte Suprema de Justicia.
 
Por esas ironías de la vida, el 23 de diciembre de 1989, solo tres días después de la invasión, el Washington Post recoge el siguiente testimonio: «Vivimos aquí con miedo, intimidación y agresión", dijo Luis Alberto Arias, un banquero del barrio de Marbella, que saludó a los soldados estadounidenses con comida, agua y abundantes aplausos cuando llegaron a esta sección hoy. "Ahora sentimos algo de esperanza". Arias resumió lo que parecía ser la opinión predominante de muchos de sus compatriotas: "La invasión extranjera no es necesariamente lo que la gente quería, pero en esta situación el régimen Noriega nos mantuvo como rehenes».
 
De los millones que se movieron por órdenes de Luis Alberto Arias García, en la época de Noriega, nunca se supo nada.
 
La suerte de llamarse Ernesto
 
Así lo tituló la revista colombiana Semana en su edición del 16 de julio de 1996. Y señala:
 
Aunque los rumores circulaban en Panamá desde muchos meses atrás, el verdadero escándalo comenzó en las últimas semanas cuando dos publicaciones extranjeras, la revista británica The Economist y el diario norteamericano The Miami Herald, publicaron sendos artículos en los que denunciaron los vínculos de personas allegadas al presidente Ernesto Pérez Balladares con el narcotráfico. La reacción de los afectados y del partido de gobierno no se hizo esperar. Los argumentos defensivos abarcaron desde afirmar que se trata de una campaña de la oposición para adelantar las elecciones de 1999, hasta decir que es una "samperización artificial del gobierno para desestabilizar al país", o que detrás de todo ello está el gobierno de Estados Unidos, por su interés en que Panamá permita la permanencia de bases militares en el territorio después de la devolución del Canal, el 31 de diciembre de ese mismo año. Pero lo cierto es que el problema está ahí, y que afectará en el futuro próximo el desempeño del presidente Pérez Balladares, el hombre en quien están puestas las esperanzas norteamericanas de renovación de un país seriamente afectado por el lavado de dólares.
 
Los hechos a los que se refieren las publicaciones son muy puntuales e involucran a un hombre de la mayor confianza de Pérez, llamado Mayor Alfredo Alemán Chiari, rico empresario de la construcción quien fuera el principal encargado de conseguir fondos para la campaña electoral de Pérez Balladares. El tema surgió a la luz pública desde enero, cuando el Banco Agroindustrial y Comercial Banaico, muchas veces mencionado como sospechoso de lavado de dólares, cerró por quiebra y dejó pérdidas para miles de usuarios por más de 50 millones de dólares. Según el articulista de The Miami Herald, el banco, del que Alemán fue vicepresidente, fue saqueado desde meses antes de que cerrara. Por ejemplo, solo en agosto del año anterior había otorgado 10 millones de dólares en préstamos sin respaldo.
 
El principal accionista de la institución crediticia era una compañía holding cuyo presidente era Ricardo Alberto Arias, actual embajador en Estados Unidos y ministro de Relaciones Exteriores encargado.
 
Cuando Pérez Balladares asumió el gobierno en 1994, nombró a Alemán presidente del Banco Nacional de Panamá, la institución financiera más importante del país, pero el funcionario renunció inesperadamente a comienzos de 1995. El secreto a voces es que esa renuncia se produjo luego de que el Departamento de Estado de Washington advirtiera a Pérez de que la certificación antidrogas del país era imposible mientras Alemán siguiera en ese puesto. La advertencia tenía que ver con las actividades de Trans Latin Air, una compañía de carga de la cual Alemán era principal accionista y dedicada, según sus dueños, al transporte legal entre Panamá y Colombia. Según las autoridades norteamericanas, Banaico financió la compra de varias aeronaves para esa compañía, que era en realidad un biombo tras el cual narcotraficantes colombianos manejaban sus aeronaves dedicadas al transporte de drogas.
 
Como se sabe uno de los mencionados en el caso Banaico, Ricardo Alberto Arias Arias (La Prensa), socio de Stanley Motta en varios negocios, también fue directivo con este en el Banco Continental utilizado por los narcotraficantes José Castrillón Henao y Rayo Montano y representa una de las familias de la oligarquía más rancias del país. Es hijo del ex presidente Ricardo Alberto Arias Espinosa y Olga Arias Vallarino. Por el lado de los Saint Malo Arias resulta primo de la vicepresidenta, Isabel Saint Malo cuyo padre es Raúl Saint Malo Arias, y del precandidato presidencial del PRD, Guillermo Saint Malo Eleta, hijo de Guillermo Saint Malo Arias (hermano de Raúl) y de Mercedes Eleta Casanovas. Ricardo Alberto Arias Arias es integrante de la firma GALA (Copa, TVN, La Prensa, Banco General, ASSA, entre otras empresas). Es descendiente de los próceres Ricardo Arias Feraud y Tomás Arias Ávila quienes eran los dos, hermanos de padre.
 
Mayor Alfredo Alemán Chiari (Grupo Los Pueblos y Ocean Reef Islands, las primeras islas construidas en Latinoamérica, sobre el Océano Pacífico). Durante el Gobierno de Mireya Moscoso compró a centavos los terrenos de la Terminal de Albrook y del Mall (el contralor era Álvin Wedeen). Es miembro del PRD, pero formó parte del Círculo Cero de Ricardo Martinelli. Su padre fue el expresidente Rodolfo Chiari Robles.
 
Negociados en Migración
 
Otro caso turbio dentro de su Gobierno es el negociado en Migración. El diario El País en su edición impresa de 1999 afirmaba:
 
Ernesto Pérez Balladares entregó el poder la semana pasada a la nueva presidenta de Panamá, Mireya Moscoso, en medio de graves denuncias vertidas por la que fue su jefa de espionaje, que le acusa de haber concedido a cambio de dinero visados turísticos para emigrantes chinos cuyo objetivo final era llegar a EEUU. La superespía Samantha Smith dice que está dispuesta a comparecer ante un tribunal estadounidense.
 
Fuentes del Congreso norteamericano consideran que Smith es una testigo "creíble". La obtención de papeles panameños era uno de los pasos intermedios en una operación de tráfico de emigrantes ilegales chinos a EEUU a través de Panamá. Las declaraciones de la exdirectora del Consejo de Seguridad Pública y Defensa Nacional revelan una historia que incriminaría al expresidente panameño y a sus más estrechos colaboradores. Smith, abogada mercantil entrenada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EEUU, asegura que quiere hablar para no convertirse en el chivo expiatorio. El asunto se destapó cuando, en agosto, se supo que la Embajada de EEUU en Panamá había revocado en junio el visado de Smith por sospecharse que formaba parte de la red que vendía visados panameños a ciudadanos procedentes de China continental, Hong Kong y Taiwan. Ella dimitió. Con apenas 22 años de edad, Smith comenzó a trabajar como analista para el Consejo de Seguridad en 1990. Se convirtió en la espía jefe de la entidad en septiembre de 1998.
 
En agosto de 1998, cuando Smith era todavía la segunda del Consejo, el secretario presidencial, Rómulo Abad, le llevó 15 visados que no contaban con los requisitos adecuados. Abad le pidió que diera su visto bueno sin hacer preguntas. Gabriel Castro, director en ese momento del Consejo, le ordenó que lo hiciera. El Consejo aprueba permisos para ciudadanos de ciertos países "migratoriamente sensibles" como China.
 
Las visitas de Abad se sucedieron a lo largo de los meses siguientes, durante los cuales Smith fue ascendida. Ella dice haber presentado una resistencia creciente a aprobar los visados, pero lo cierto es que admite haber concedido 137 visados especiales en esas condiciones. En total, entre agosto de 1998 y abril de este año, el Consejo de Seguridad dio el visto bueno a 537 de estos permisos, 400 de ellos de forma regular. Asimismo, en el plazo de cuatro años, el Gobierno concedió 3032 visados a chinos, según datos de Migración.
 
Medios locales indicaron que cada visa se vendía en 15 000 dólares. 3032 visados en 4 años, estamos hablando en 1999 de 46 millones de dólares, hoy serían más de 70 millones de dólares.  Se dice que por este caso Estados Unidos le retiró la visa a Pérez Balladares y éste no ha podido viajar más a Disney World.
 
PECC
 
Este es el famoso caso de Port Engineering And Consultants Corporation (PECC), donde en diciembre de 1997, la empresa repartió dividendos. Uno de los pagos de 18 mil dólares se realizó con un cheque al portador y fue depositado, luego, en una cuenta de Pérez Balladares, en lo que es sin duda un claro caso de coimas y corrupción, donde además estaba implicado, Hugo Torrijos, ex Administrador de la Autoridad Portuaria Nacional, y el Administrador de la Autoridad Marítima de Panamá, Rubén Reyna.
 
PECC logró un contrato de concesión por 20 años para el mantenimiento de boyas y faros a lo largo del Canal. La concesión fue otorgada sin previa licitación o subasta. Todo fue irregular y los beneficiarios eran Pérez Balladares, Hugo Torrijos (jefe de campaña de su primo Martín Torrijos) y Rubén Reyna.
 
El empresario estadounidense Charles Paul Jumet, propietario de PECC, reconoció en Estados Unidos el 19 de abril de 2010, que pagó sobornos por 200 mil dólares a funcionarios panameños, por lo cual la Corte de Justicia del Este del estado de Virginia lo condenó a 87 meses de prisión.
 
Aquí, en esta hermosa tierra, puntera dicen en crecimiento económico, nuestra Corte Suprema de Justicia, en marzo de 2005, declaró la nulidad del proceso y se ordenó su archivo.
 
Ya en el 2004 se había declarado la nulidad y archivo del mismo caso en el que se investigó a Pérez Balladares, “luego de resolverse un amparo de garantías constitucionales donde se encontró un vicio en las pruebas aportadas…” (Panamá América).
 
Por ello, y por estos mismos tecnicismos, muchos dudan que en los actuales casos de corrupción en la palestra se haga justicia, con todos estos antecedentes que le sirven a los ladrones de cuello blanco como jurisprudencia.
 
Masonería
 
Otro hecho que caracterizó su Gobierno fue la Masonería. Se presentó como integrante de la Gran Logia Masónica de Panamá, junto a Carlos Mendoza hijo, los ex directores de la Policía, Rolando Mirones y Gustavo Pérez (hoy detenido); los magistrados del Tribunal Electoral, Eduardo Valdés Escoffery y Denis Allen; el diputado, Elías Castillo y el ex director del Tránsito, Pablo Quintero Luna, entre otros.
 
Se dice que la Masonería enseñan a los buenos hombres, a ser mejores. Y que se trata de mantener y mejorar las cualidades fraternales de nuestra sociedad.
 
Después de lo leído, ¿cree que Ernesto Pérez Balladares es ejemplo de ello? ¿O lo son los ex directores de la Policía mencionados implicados en asesinatos de obreros e indígenas?
 
Por el contrario, el pertenecer al círculo de los grandes hermanos masones les da la oportunidad de ser parte de los círculos de poder.
 
Pérez Balladares también será recordado como el presidente que asaltó militarmente a la Universidad de Panamá, violando su autonomía. Los policías llegaron hasta la rectoría misma, La Colina.
 
Fuera del Gobierno
 
Siendo presidente, Ernesto Pérez Balladares, afirmó: «Nosotros tenemos que combatir la corrupción también, y fortalecer el poder judicial. Si usted hace algo corrupto, debe ser arrestado, procesado, declarado culpable, e ir a prisión».
 
Fuera de la Presidencia, Pérez Balladares se fascinaba en exhibir sus lujosos automóviles, motos y su yate como un monumento a la impunidad que reina en el país. Adquirió su casa de playa en Punta Barco Resort con helipuerto y asfaltó la carretera hasta ella con fondos públicos.
 
Después se destapó el tamal. Pérez Balladares utilizó el Gobierno para hacerse con el negocio de tragamonedas y casinos a través de la empresa Lucky Games. Desde esta empresa se hicieron depósitos a empresas asociadas a Pérez Balladares.
 
En 1996, Pérez Balladares otorgó tres licencias sin licitación a empresas que no pagaron ni un centavo al Estado: Lucky Games S. A., Comput-Bingo S. A. y Competiciones Deportivas S. A. El trío de empresas tiene vínculos con el expresidente. (La Prensa)
 
Entre los directivos de estas empresas aparecen su amigo y socio, Roosevelt Lito Thayer, y su yerno, Enrique Pretelt, así como su hermano Mario Pérez Balladares, en Bingo 90.
 
Por este caso, Ernesto Pérez Balladares se convirtió en el primer presidente bajo arresto por corrupción, y lo cumplió en su domicilio.
 
Sus argumentos para defenderse fueron «Todo lo que hice fue legal» y «Mi familia era rica».
 
El 29 de abril de 2011, la justicia corrupta, con los mismos tecnicismos a los que recurre hoy para preservar la impunidad, sobreseyó a Pérez Balladares y al resto de implicados en el caso de blanqueo de capitales.
 
Sigue con las suyas
 
Hace poco, Ernesto Pérez Balladares compitió por el cargo de Secretario General del PRD contra Pedro Miguel González. Le aplicaron su propia medicina. Él, que se las sabe todas, denunció que se usaban recursos del Estado, especialmente de la Asamblea, para favorecer la candidatura de González. El diputado panameñista José Luis “Popi” Varela lo admitió sin tapujos y posteriormente el propio presidente Juan Carlos Varela, en una grabación que circuló por redes sociales, dejaba constancia de esto. Pero al Toro nadie le hizo caso.
 
De ganar la Secretaría General del PRD, Pérez Balladares esperaba cumplir un sueño. Volver a la Presidencia de la República. Y es que lo que no se puede negar es la constancia y el empeño que estos oligarcas, los llamados troncos de honorables familia, muestran para seguir acaparando riquezas mediante el saqueo del tesoro nacional y el despojo a los panameños.
 
A Pérez Balladares debió saberle muy amarga la derrota y sentirse traicionado, pues fue a manos del hijo del exsecretario general del PRD, Gerardo Sombrero Loco González Vernaza, quien lo acompañó las veces que fue secretario general del PRD. Él cuando llegó al Gobierno, personalmente había entregado a su rival a los tribunales panameños cuando era requerido por Estados Unidos por la muerte de un soldado norteamericano en la invasión, hecho que formó parte de las acciones de resistencia legítima. La historia después es conocida. Pedro Miguel González fue absuelto, se convirtió en diputado, aplaudió las medidas antipopulares y represivas contra el pueblo, incluso en el Gobierno panameñista de Mireya Moscoso, y como presidente de la asamblea impulsó y aprobó el Tratado de Libre Comercio (TLC-TCP) con Estados Unidos, que mantiene hoy arruinado al sector agropecuario.
 
No es, como se ha dicho, que con los escritos de la serie El árbol genealógico de la corrupción en Panamá pretendemos salpicar a todo el mundo. Lo que sucede es que cuando tocas a uno llegas a otros más, porque, como señalamos, la concentración de riquezas en Panamá es tal y el círculo de poder es tan pequeño, que a los mismos a quienes los unen lazos de consanguineidad los unen también los mismos intereses políticos y económicos (aunque a veces se presenten enfrentados), muy distintos a los del pueblo.
 
Por eso es que Guillermo Cochez, que tanto habla de corrupción en los medios y se la pasa atacando a Venezuela, cometió un error garrafal al pedirle al Toro que escribiera el prólogo de su libro y lo presentara.
 
Qué imprudente fuiste, Willy.
 

FRENADESO

 
5 de septiembre de 2017



Enviado el Lunes, 04 septiembre a las 16:37:29 por franckoi
 
  Enlaces Relacionados
· God
· God
· God
· Más Acerca de Frenadeso Nacionales
· Noticias de franckoi


Noticia más leída sobre Frenadeso Nacionales:
Genaro López (SUNTRACS)

  Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

  Opciones
Disculpa, los comentarios no están activados para esta noticia.